PDF -Como Hablar Para Que Los Ninos Escuchen Y Como - Best Seller - Cómo hablar para que los adolescentes le escuchen y cómo escuchar para que los adolescentes le hablen
Wait Loading...


PDF :1 PDF :2 PDF :3 PDF :4 PDF :5 PDF :6 PDF :7 PDF :8 PDF :9


Like and share and download

Cómo hablar para que los adolescentes le escuchen y cómo escuchar para que los adolescentes le hablen

Como Hablar Para Que Los Ninos Escuchen Y Como - Best Seller

PDF Cómo hablar para que los niños escuchen y ConTusGuaguas contusguaguas como hablar para que los ninos escuchen pdf PDF Como hablar para que los adolescentes le escuchen y como mindfulness educacion Como hablar

Related PDF

Cómo hablar para que los niños escuchen y - ConTusGuaguas

[PDF] Cómo hablar para que los niños escuchen y ConTusGuaguas contusguaguas como hablar para que los ninos escuchen pdf
PDF

Como-hablar-para-que-los-adolescentes-le-escuchen-y-como

[PDF] Como hablar para que los adolescentes le escuchen y como mindfulness educacion Como hablar para que los adolescentes le escuchen y como escuchar para que los adolescentes le hablen p
PDF

cómo hablar para que los niños escuchen - Ducere - Educación

[PDF] cómo hablar para que los niños escuchen Ducere Educación karlabaturoni assets curso para maestros 4 sesiones pdf
PDF

cómo hablar para que nos escuchen y cómo escuchar para que

[PDF] cómo hablar para que nos escuchen y cómo escuchar para que salesianos es Archivos Recursos hablar y escuchar pdf
PDF

Download Como Hablar Para Que Los Ninos Escuchen Y Como

[PDF] Download Como Hablar Para Que Los Ninos Escuchen Y Como munity spring is como hablar para que los ninos escuchen y como escuchar para que los ninos hablen how to talk so kids will li
PDF

Download PDF > Como Hablar Para Que los Adolescentes

[PDF] Download PDF > Como Hablar Para Que los Adolescentes pylon eee strath ac uk 9780060841294 como hablar para que los adolescentes escuchen y c pdf
PDF

Como Hablar Para Que Los Adolescentes Escuchen Y Como

[PDF] Como Hablar Para Que Los Adolescentes Escuchen Y Como colombia ifj como hablar para que los adolescentes escuchen y como escuchar para que los adol spanish edition pdf
PDF

Cómo hablar para que los niños escuchen y cómo escuchar para

[PDF] Cómo hablar para que los niños escuchen y cómo escuchar para cp lascumbres mostoles educa madrid Como hablar para que los ninos escuchen y como escuchar para que los ninos hablen faber adele
PDF

Como Hablar Para Que Los Ninos Escuchen Y Como - Best Seller

cómo hablar para que los niños escuchen y cómo escuchar la recta y bella expresión hablada como hablar de temas dificiles scanva como hablar de
PDF

CÓMO HACER UN CAPACÍMETRO DIGITAL

Oferta de Trabajos Fin de Máster - dieupmes

integracionsenajoseholguingarces files wordpress Cuando deseamos probar el estado de los capacitores, lo ideal sería contar con un Capacímetro, pero si no lo tenemos, se pueden efectuar pruebas bastante aproximadas con la ayuda de un multímetro En la figura 13, tenemos en forma básica, el circuito interno del

PDF Manual de Hechizos Y Magia Blanca pdf Libro Esotericolibroesoterico Manual 20de 20Hechizos Y Magia Blanca pdf PDF hechizos y rituales de amor Libro Esotericolibroesoterico Magia 20 20Hechizos 20Y 20Rituales 20De 20Amor pdf

Cómo Leer a Una Persona Como Un Libro - Gerard Nierenberg.pdf

cómo leer rápida y eficazmente - CPR Mérida

PDF Cómo conocer a las personas por su lenguaje Tusbuenoslibros tusbuenoslibros como conocer a las personas por su lenguaje corporal pdf PDF como leer el cuerpo IEPALA iepala es IMG pdf fisonomia china

  1. la biblia del lenguaje corporal pdf
  2. libros de lenguaje corporal

Cómo Mejorar El Clima Laboral en Las Empresas

“propuesta de un plan estratégico para mejorar el clima

26 Sep 2012 Una Herramienta para Mejorar el Clima Laboral 5 Modelo del ¿Cómo disminuir la desigualdad laboral entre mujeres y hombres? 1 Estamos convencidos que la conjunción entre un buen clima laboral y una de bienestar laboral como las que

  1. Estrategias para mejorar clima organizacional…
  2. Estrategias para mejorar el Clima Laboral
  3. Buenas prácticas para mejorar el bienestar laboral en
  4. acciones para fomentar un buen clima laboral
  5. Cómo crear un clima laboral que motive al personal y
  6. propuesta para mejorar el clima laboral en la empresa pacífico
  7. Desarrollo de un plan de acción para mejorar el clima organizacional
  8. propuesta de mejora de clima organizacional a partir de la gestión
  9. Propuesta de Mejoramiento del Clima Organizacional
  10. propuesta de mejora de clima laboral en una institución de

Cómo orquestar una comedia

Downloads PDF The Comedies of William Congreve - See Ukraine

PDF PDF Cómo orquestar una comedia by John Vorhaus Performing Arts koreamanagement download c mo orquestar una comedia by john vorhaus pdf PDF Como Orquestar Una Comedia Fueras De Campo UOS Lahore

Conversa con las niñas y los niños lo que trabajaron la sesión anterior, cuando escribieron su planificador ¿Cómo sabemos que una persona está enferma? sobre el tema e identificar problemáticas tales como sequías, heladas, enfermedades respiratorias El docente anuncia que el propósito de la sesión

  1. Sesión 4 Título
  2. PLANIFICACIÓN DE LA SESIÓN DE APRENDIZAJE
  3. 1ª sesión plenaria de la Asamblea General
  4. texto aprobado en sesión plenaria al proyecto de ley 104
  5. 2017 SESIÓN PLENARIA ORDINARIA PRIVADA
  6. 2015 SESIÓN PLENARIA ORDINARIA PRIVADA
  7. modelo de acta de la sesión del pleno[1
  8. Cent cinquième session
  9. como hemos destacado en reiteradas ocasiones
  10. el aprendizaje activo puede ser entendido como

Cómo Presupuestar Diseño-jorge Piazza

BIBLIOGRAFIA LIBROS Burbano Ruiz, Jorge ; Ortiz Gómez, Alberto

PDF Cómo presupuestar diseño Universidad de Palermo fido palermo edu servicios dyc diseno C8 065 pdf PDF El precio del diseño palermo edu dyc encuentro virtual piazza jorge pdf PDF

Cómo Programar C++ (Español-9ºEdición-Paul Deitel y Harvey Deitel)

Texto fundamental para aprender a programar en C/C++ - xeduuy

Como el C++ incorpora características nuevas respecto a lenguajes como Pascal o C, en compilación, es decir, antes de que el programa sea ejecutable y será interpretada como gcc main c Sin embargo, pueden contener más de un elemento Por ejemplo objects

  1. Curso de programación en C++ Apuntes de clase
  2. Manual básico de Programación en C++
  3. Manual de Programación en Lenguaje C++
  4. Capítulos de muestra en PDF de C++ paso a paso
  5. C++
  6. C++ Manual Teórico-Práctico
  7. Fundamentos de Programación con C++
  8. Texto fundamental para aprender a programar en C
  9. Programación C++ Paso a paso
  10. El C++ por la práctica

PDF APUNTES PARA ÜN ALEGATO bcn cl obtienearchivo?id=documentos 10221 1 1 PDF RESUMEN DEL ALEGATO bcn cl obtienearchivo?id=documentos 10221 1 1 PDF escrito de alegatos y observaciones finales Corte Interamericana

Home back1000100110021003 10041005 Next

ablar para que los adolescentes le escuchen y cómo escuchar para que los adolescentes le ha

Description

Adele Faber y Elaine Mazlish

Cómo hablar para que los adolescentes le escuchen y como escuchar para que los adolescentes le hablen Ilustraciones de Kimbeily Ann Coe

EDICIONES MEDICl

Los padres necesitamos que nos necesiten

los hijos adolescentes necesitan no necesitarnos

El conflicto es real: lo sufrimos diariamente conforme ayudamos a quienes amamos a independizarse de nosotros

G1NOTT Entre padres e hijos

Índice de materias Agradecimientos IX Cómo surgió este libro XI Nota de las autoras XVI Uno

Abordar los sentimientos

Aún "vigilamos"

33 Tres

Castigar o no castigar

65 Cuatro

Soluciones consensuadas

89 Cinco

La sesión con los chicos

Sobre sentimientos,

Padres e hijos juntos

137 Ocho

Hablar del sexo y de las drogas

En el siguiente encuentro

Agradecimientos A nuestras familias y amigos,

por su paciencia y comprensión durante el tiempo que hemos dedicado a la escritura de este libro y por su amabilidad al no preguntarnos "¿Exactamente cuándo os parece que vais a acabar

A los padres que asisten a nuestros talleres,

por sus ganas de intentar encontrar nuevos modos de comunicación con su familia y por dar a conocer al grupo sus experiencias

Las historias que nos cuentan son toda una inspiración

A los adolescentes con los que hemos trabajado,

por todo lo que nos contaron sobre ellos y su mundo

Su aportación sincera nos ha permitido un conocimiento muy valioso de lo que les preocupa

A Kimberly Ann Coe,

nuestra fantástica dibujante,

por convertir los garabatos y las palabras que les colgamos de la boca en una fantástica galería de personajes que dan vida a nuestras palabras

A Bob Markel,

nuestro agente literario y querido amigo,

por el entusiasmo que ha depositado en nuestro proyecto desde el principio así como por su apoyo inquebrantable mientras nosotras nos abríamos paso entre el número incontable de borradores que finalmente han dado lugar a este libro

A Jennifer Brehl,

Como si de una "madre perfecta" se tratase,

ha creído en nosotras y nos ha indicado respetuosamente los aspectos "buenos" que podían ser "mejores"

Tenía razón,

Al doctor Haim Ginott,

El mundo ha cambiado de forma radical desde que nos abandonó,

pero su convicción de que "para llegar a fines humanos hay que emplear métodos humanos" es cierta y siempre lo será

Cómo surgió este libro La necesidad estaba ahí,

pero durante mucho tiempo no fuimos capaces de verla

Entonces empezamos a recibir cartas como las siguientes:

Queridas Adele y Elaine: ¡SOCORRO

! Cuando los chicos eran pequeños vuestro libro Cómo hablar

Pero ahora tienen once y catorce años,

y los problemas a los que me enfrento son totalmente distintos

¿Habéis pensado en escribir un libro para padres de adolescentes

? Al poco de recibir esta carta,

recibimos una llamada: "Nuestra asociación está planeando la Reunión Anual de Familias,

y nos gustaría que ustedes nos dieran una charla sobre cómo tratar con adolescentes

Hasta entonces nunca habíamos presentado un programa centrado de forma exclusiva en los adolescentes

Sin embargo,

la idea despertó nuestra curiosidad

¿Por qué no

? Podíamos hacer una presentación general de los principios fundamentales de la comunicación eficaz,

sirviéndonos de ejemplos con adolescentes y demostrando las estrategias por medio de escenas dialogadas entre nosotras

Presentar material nuevo es todo un reto porque no existe la certeza de que el publico vaya a conectar con él

Pero en esa ocasión lo hizo

Los asistentes escucharon con mucha atención,

Durante el espacio de ruegos y preguntas nos pidieron nuestra opinión sobre todo tipo de cosas,

desde la hora de llegar a casa y las pandillas,

hasta las actitudes insolentes y los castigos

Al terminar,

un pequeño grupo de padres se nos acercó porque querían hablar con nosotras en privado

"Soy madre soltera,

y mi hijo de trece años ha empezado a salir con algunos de los peores chicos de la escuela

Sé que toman drogas y quién sabe qué más

Me paso el día diciéndole que no vaya con ellos,

Tengo la sensación de estar perdiendo la batalla

¡Cómo puedo hacer que me escuche

Leí un e—mail que mi hija de once años recibió de un compañero de su clase

Le decía: ́ Quiero follarte

Quiero clavar mi polla en tu chocho

No sé qué hacer

¿Llamo a los padres del niño

?" "Acabo de darme cuenta de que mi hija de doce años fuma porros “¿Cómo puedo tratar este tema con ella

?" ¡Estoy tremendamente asustada

Un día,

mientras limpiaba la habitación de mi hijo,

encontré un poema escrito por él sobre el suicidio

En la escuela va bien

Tiene amigos

No parece triste

Pero puede que haya algo que yo no veo

¿Le debería decir que he encontrado su poema

? "Mi hija se pasa horas chateando con un chico de dieciséis años

Bueno y eso es lo que él dice,

Me parece que yo debo acompañarla

¿Qué piensan ustedes

?" Durante el camino de vuelta no paramos de hablar: ¡Qué situación tan dura para esos padres

¡Qué mundo tan distinto el de hoy en

¿ha cambiado tanto

? ¿Acaso a nosotras y a nuestras amistades no nos preocupaban el sexo y las drogas,

las rivalidades escolares e incluso,

cuando nuestros hijos eran adolescentes

lo que escuchamos aquella noche sonaba peor,

Había más de qué preocuparse

Los problemas empezaban antes

Quizás porque la pubertad también empieza antes

Unos días más tarde recibimos otra llamada,

esta vez de una directora de instituto: "Estamos llevando a cabo un programa experimental destinado a estudiantes tanto de secundaria como preuniversitarios

Hemos entregado a cada padre participante un ejemplar de Cómo hablar para que sus hijos le escuchen

Como el libro ha resultado tan provechoso,

nos preguntamos si ustedes se avendrían a reunirse con los padres y tener algunas sesiones con ellos

Le dijimos que nos lo pensaríamos y que la llamaríamos

En los días que siguieron recordamos la adolescencia de quienes mejor conocíamos,

Volvimos atrás en el tiempo y evocamos aquellos años adolescentes,

unos recuerdos que ya habíamos dejado atrás: los momentos sombríos,

los alegres y las temporadas en que contuvimos el aliento

Poco a poco nos adentramos en el terreno emocional y volvimos a experimentar las ansiedades del pasado

De nuevo nos preguntamos qué había hecho tan difícil aquel momento de la vida

Estábamos avisadas

Cuando nacieron nuestros hijos la gente nos decía: "Disfrutadlos ahora que son pequeños

" Una y otra vez se nos repitió que llegaría un día que aquel bebé encantador se convertiría en un desconocido huraño que criticaría nuestros gustos,

cuestionaría nuestras normas y rechazaría nuestros valores

Así que,

aunque estábamos preparadas para los cambios de actitud de nuestros hijos,

nadie nos preparó ante a los sentimientos de pérdida

Pérdida del antiguo y estrecho vínculo

(¿Quién es ese ser hostil que vive en mi casa

? ¿Es por algo que he—o no he— hecho

?) Pérdida de la satisfacción que de ser necesario

tú no me acompañes

Mis amigos ya vendrán conmigo

") Pérdida del rol de protector poderoso capaz de alejar a los hijos de cualquier mal

¿Dónde andará

?¿Por qué no ha regresado todavía

?) Y mayor incluso que el sentimiento de pérdida era nuestro miedo

(¿Cómo ayudar a nuestros hijos en estos años tan difíciles

? ¿Cómo ayudarnos a nosotros mismos

¿cómo se han de sentir hoy los padres y madres

? Están criando a sus hijos en un entorno más mezquino,

más hostil,

más materialista,

más sexual y más violento que antes

¿Por qué los padres de hoy no van a

? ¿Por qué no van a adoptar actitudes extremistas

? No resulta difícil comprender por qué hay quienes reaccionan endureciéndose,

estableciendo normas estrictas,

y manteniendo a sus hijos adolescentes a raya

También es comprensible que haya otros que abandonen,

que hagan la vista gorda y crucen los dedos para que todo salga bien

Sin embargo,

"Haz lo que digo" o "Haz lo que quieras",

impiden toda posibilidad de comunicación

¿Por qué un joven habría de tener una actitud abierta con unos padres que no dejan de castigarle

? ¿Por qué debería buscar consejo y ejemplo en unos padres muy permisivos

la seguridad de los adolescentes depende del acceso que tengan a las ideas y los valores de sus padres

Los adolescentes necesitan poder expresar sus dudas,

confiar sus miedos y explorar posibilidades con un adulto que les escuche sin hacer juicios de valor y les ayude a tomar decisiones responsables

¿Quién,

estará ahí pendiente de ellos,

día tras día,

para ayudarles a resistirse a los mensajes seductores de los medios de comunicación

? ¿Quién les ayudará a soportar la rivalidad entre compañeros

? ¿Quién les ayudará a afrontar las pandillas,

la excitación y la confusión de la adolescencia

? ¿Quién les ayudará a debatirse entre la presión del conformismo y la atracción de ser fieles a sí mismos

? La convivencia con adolescentes puede resultar abrumadora

Lo sabemos

Nos acordamos

Pero también recordamos que durante

aquellos años turbulentos confiamos en las estrategias que habíamos aprendido y que nos ayudaron a navegar por aquellas aguas turbulentas sin hundirnos

Había llegado el momento de dar a conocer a los demás lo que fue importante para nosotras en aquella época

Y también de aprender de la generación actual lo que sería importante para ellos

Llamamos entonces a la directora de la escuela y acordamos las fechas para nuestro primer taller para padres de adolescentes

Nota de las autoras Este libro se basa en los numerosos talleres que hemos realizado y los que hemos dedicado a padres y adolescentes,

bien juntas o bien por separado,

en Nueva York y en Long Island

Para acotar la historia en lo posible,

hemos condensado los numerosos grupos en uno y nos hemos fundido las dos para convertirnos en un solo guía de grupo

Aunque hemos cambiado los nombres y hemos alterado el transcurso real de las reuniones,

nos hemos mantenido fieles a la verdad esencial de nuestra experiencia

Adele Faber y Elaine Mazlish

Uno Abordar los sentimientos

No sabía con qué me iba a encontrar

Mientras me apresuraba del aparcamiento a la entrada del instituto asiendo con fuerza el paraguas me pregunté cómo alguien podía abandonar el calor del hogar y salir en aquella noche fría y desapacible para asistir a un seminario sobre adolescentes

El responsable del servicio de asistencia a las familias y a los alumnos me recibió en la entrada y me acompañó hasta una clase en la que aguardaban sentados unos veinte padres

Me presenté,

les felicité por haber acudido a pesar del tiempo y les di unas tarjetas para que cada uno las rellenara

Mientras escribían y hablaban entre ellos observé el grupo

Era muy variado: aproximadamente el mismo número de hombres que de mujeres,

distintas procedencias étnicas

pero también personas que acudían solas

unos vestían la ropa del trabajo,

otros iban vestidos con téjanos

Cuando todo el mundo terminó,

les pedí que se presentaran y explicaran algo sobre sus hijos

No dudaron

Uno tras otro,

los padres hicieron referencia a niños de edades comprendidas entre los doce y los dieciséis años y casi todos mencionaban lo difícil que les resultaba tratar con adolescentes en el mundo actual

Sin embargo,

tuve la impresión de que estaban comedidos,

que intentaban no hablar demasiado en un sitio lleno de personas desconocidas

—Antes de continuar —intervine—,

quiero que tengáis la seguridad de que lo que aquí se hable es confidencial

Sea lo que sea lo que se diga entre estas cuatro paredes,

asunto de nadie quién es el padre o la madre cuyo hijo fuma,

hace novillos o tiene relaciones sexuales mucho antes de lo que nos gustaría

¿Estáis todos de acuerdo

? Todos asintieron con la cabeza

—Somos compañeros en una aventura apasionante —proseguí—

Mi tarea consiste en mostraros modos de comunicación que lleven a unas relaciones más satisfactorias entre padres e hijos adolescentes

La vuestra consiste en probarlos,

en ponerlos en práctica en vuestro hogar y luego comentarlo en el grupo

¿Qué fue útil y qué no

? ¿Qué funcionó y qué no sirvió de nada

? Con la unión de nuestras fuerzas definiremos juntos modos más eficaces para ayudar a nuestros hijos a efectuar esa dura transición de la infancia al mundo adulto

Callé un momento para ver cómo reaccionaba el grupo

—¿Y por qué eso tiene que ser una transición dura

No me parece que mi adolescencia fuera una mala época,

ni tampoco recuerdo haber hecho sufrir a mis padres durante aquel tiempo

—Tú eras un buen chico —repuso su mujer,

sonriendo socarronamente y dándole un golpecito en el brazo

cuando nosotros éramos adolescentes posiblemente era más fácil ser "bueno" —comentó otro padre—

Hoy en día hay cosas que en aquellos tiempos ni se sabían

—Imaginemos que todos volvemos a "aquel tiempo" —propuse—

Seguro que en nuestra adolescencia hay muchas cosas que podemos aprender y que nos pueden ayudar a comprender lo que nuestros hijos están pasando hoy

Vamos a intentar recordar qué fue lo mejor de aquella época de nuestra vida

Michael,

el hombre que había sido un "buen chico",

—Lo mejor para mí entonces eran el deporte y salir con los amigos

Ir en metro solo

Ir a la ciudad

Tomar el autobús e ir a la playa

¡Era fantástico

Otras personas intervinieron

—¡Y llevar zapatos de tacón y maquillaje

! Mis amigas y yo nos pirrábamos por el mismo chico y nos decíamos "¿Quién crees que le gusta,

tú o yo

Los fines de semana dormía hasta el mediodía

No me preocupaba por trabajar,

El futuro no me inquietaba

Sabía que siempre podía contar con mis padres

—En esa época yo me dediqué a indagar quién era yo,

analicé diferentes identidades y soñaba con el futuro

Podía imaginar lo que quisiera y también tenía la seguridad de mi familia

Una mujer sacudió la cabeza en acritud negativa

—Para mí —dijo con tristeza —,

lo mejor de la adolescencia fue salir de ella

Miré su nombre en la tarjeta

no parece que fuera el mejor momento de tu vida

fue un alivio acabar con todo aquello

Karen se encogió de hombros antes de contestar

con preocuparme por ser aceptada

de sonreír demasiado para gustar a la gente y,

tener la sensación de no encajar en ningún sitio,

ser siempre una persona al margen

Otras voces recogieron aquel tema,

incluso algunos que antes habían estado hablando con fruición de sus años adolescentes

Recuerdo que me sentía muy rara e insegura

En aquel tiempo yo estaba rellenita y odiaba mi aspecto

—Aunque antes he hablado de que me encantaban los chicos,

lo cierto es que era más bien obsesivo: atraerles,

Sólo podía pensar en chicos y eso se notaba en las notas

Estuve a punto de no acabar el bachillerato

—Mi problema entonces era la presión que ejercían otros chicos para que hiciera cosas que yo sabía que no estaban bien o que eran peligrosas

Cometí muchas estupideces

¿Quién soy yo

o más bien copio a los demás

? Aquel grupo me empezó a gustar mucho

Eran muy sinceros

—Decidme una cosa —pregunté—

En aquellos años tan frenéticos,

¿hubo algo que dijeran o hicieran vuestros padres que os ayudara

? Todos reflexionaron un momento

—Mis padres no gritaron jamás delante de mí,

Si me comportaba mal,

Entonces me decían lo que pensaban

—Mi padre decía cosas del tipo: "Jim,

tienes que luchar por lo que crees

Ante la duda,

fíate de tu conciencia

No temas nunca equivocarte porque si no nunca acertarás"

Yo me decía "Y dale,

ya está de vueltas con lo de siempre"

Pero en ocasiones realmente tuve muy en cuenta lo que me había dicho

—Mi madre siempre me presionaba para que fuera mejor

"Puedes hacerlo mejor —me decía—,

" No dejaba que me saliera con la mía jamás

En cambio,

mi padre creía que yo era perfecta

Así que sabía a quién acudir en cada caso

Tuve una buena mezcla

—Mis padres insistieron en que aprendiera todo tipo de habilidades: cómo cuadrar un talonario,

cómo cambiar un neumático

Incluso me hacían leer cinco páginas en francés cada día

Yo odiaba todo aquello,

pero luego conseguí un trabajo muy bueno porque hablaba francés

—Sé que no debería decir esto porque probablemente habrá muchas madres trabajadoras en esta sala,

pero me encantaba encontrar a mi madre en casa cuando regresaba del colegio

Si me había ocurrido algo malo durante el día,

para muchos de vosotros vuestros padres fueron muy comprensivos durante los años de adolescencia

eso sólo es cierto en parte —repuso Jim—,

Además de las citas positivas de mi padre,

hubo muchas cosas que me hicieron daño

Nada de lo que yo hacía era suficientemente bueno para él

Y me lo hacía notar muy claramente

Las palabras de Jim provocaron una riada de comentarios y surgió un torrente de recuerdos desagradables

—Mi madre no me dio mucho apoyo

Yo tenía muchos problemas y necesitaba consejos como agua de mayo,

pero ella no iba más allá de lo de siempre: "Cuando yo tenía tu edad

Al cabo de un tiempo me las arreglé para guardármelo todo para mí

—Mis padres a menudo me hacían sentir culpable: "Eres nuestro único hijo

"No muestras todo tu potencial

" —Mis padres anteponían sus necesidades a las mías

Convertían sus problemas en los míos

Yo era la mayor de seis hermanos y querían que cocinara y limpiara y cuidara de mis hermanos y hermanas

No tuve tiempo de ser adolescente

—A mí me pasó lo contrario: estaban demasiado pendientes de mí,

No podía tomar ninguna decisión sin contar con su aprobación

Me hicieron falta muchos años de psicoterapia para empezar a ganar algo de confianza en mí misma

—Mis padres procedían de otro país y tenían una cultura totalmente distinta

En casa todo estaba prohibido de forma estricta

No podía comprar lo que quisiera,

Incluso cuando entré en la universidad tenía que pedir permiso para todo

Una mujer llamada Laura fue la última en hablar

Fue excesivamente indulgente

Jamás aplicó una regla

Yo entraba y salía cuando quería

Podía ausentarme de casa hasta las dos o las tres de la madrugada y a nadie le importaba

Nunca tenía hora para llegar a casa,

«Llegó a permitir que me drogara en casa

Con dieciséis años,

Es tremendo la rapidez con la que me hundí

Todavía ahora estoy resentida con mi madre por no haber intentado ni siquiera darme un orden

Destruyó muchos años de mi vida

El grupo se quedó callado mientras asumía el impacto de lo que acababa de oír

Finalmente,

Jim intervino

pueden hacer mucho daño a sus hijos

todos sobrevivimos a eso —arguyó Michael—

Crecimos,

creamos nuestra propia familia

De un modo u otro,

logramos convertirnos en adultos

—Es cierto —admitió Joan,

la mujer que había hecho mención a sus años de psicoterapia—,

pero perdimos mucho tiempo y energía intentando poner en su sitio todas las malas experiencias

—Hay cosas que jamás se pueden poner en su sitio —añadió Laura —

Por esto estoy aquí

Mi hija empieza a actuar de un modo que me preocupa y no quiero repetir con ella lo que mi madre me hizo a mí

El comentario de Laura devolvió al grupo al presente

Poco a poco,

los asistentes empezaron a verbalizar lo que actualmente les preocupaba de sus hijos

—A mí me inquieta la nueva actitud que adopta mi hijo

No admite las normas de nadie

Es un rebelde

Lo mismo que yo cuando tenía quince años

Yo lo ocultaba,

No deja de insistir en esa actitud

—Mi hija sólo tiene doce años,

pero su ego le exige ser aceptada

Me da miedo que un día se ponga en una situación comprometida sólo para ser popular

—Lo que me preocupa de mi hijo es su rendimiento escolar

Ha dejado de aplicarse

No sé si es que le interesan demasiado los deportes o,

—La única cosa que tiene en la cabeza mi hijo hoy en día son sus nuevos amigos y actuar de forma "enrollada"

No me gusta que vaya con ésos

Creo que son una mala influencia

—Mi hija es como si tuviera dos personalidades

Fuera de casa es una muñeca: dulce,

Pero en casa es otra cosa

Si le digo que no puede hacer algo o que no puede tener una cosa,

! Sólo que con la única con la que es desagradable es con su madrastra

Es una situación muy tensa,

especialmente cuando pasamos el fin de semana juntos

—Me preocupa el ambiente en que viven los chavales

Los chicos de hoy no saben lo que fuman o beben

Me han contado historias de fiestas donde algunos chicos han puesto droga en las bebidas de las chicas sin que ellas se diesen cuenta para violarlas

El ambiente se caldeaba con la ansiedad del grupo

ahora que sabemos cuáles son los problemas —dijo Karen con una risa nerviosa—,

rápido,

—No hay respuestas rápidas —repuse yo—

Es imposible protegerles de todos los peligros del mundo actual,

evitarles la agitación emocional de su adolescencia,

y liberarles de una cultura popular que les bombardea con mensajes malsanos

Sin embargo,

si sois capaces de crear un ambiente en casa en el que los chavales se sientan libres para expresar sus sentimientos,

será más fácil que ellos estén dispuestos a oír los vuestros

Estarán más dispuestos a considerar vuestra perspectiva de adultos

Serán más capaces

Posiblemente será más fácil que vuestros valores los protejan

¿No es demasiado tarde

? La semana pasada me levanté presa de un sentimiento de pánico tremendo

No podía dejar de pensar en que mi hija había dejado de ser una niña pequeña y que no había vuelta atrás

Me quedé tendida en la cama,

paralizada y pensando en todo lo que había hecho mal,

y me sentí tremendamente deprimida y culpable

Luego me dije: "Oye,

Todavía no se ha ido de casa

Siempre seré su madre"

Tal vez pueda aprender a ser una madre mejor

Por favor,

dime que no es demasiado tarde

—Mi experiencia me dice que nunca es demasiado tarde para mejorar la relación con un hijo —le aseguré

Había llegado el momento de empezar el primer ejercicio

—Imaginad que soy vuestro hijo adolescente —dije al grupo—

Voy a deciros unas cuantas cosas que barrunto por la cabeza y os pido que respondáis de un modo que seguro que fastidiaría a la mayoría de los chicos

Vamos allá: "No sé si voy a ir a la universidad

" A mis "padres—alumnos" se les ocurrió: "No digas tonterías

Te puedo asegurar que irás

" "Esa es la tontería más grande que podías decir

" "Es increíble que tú precisamente digas algo así

¿Quieres dar un disgusto a los abuelos

?" Todos se rieron con las ocurrencias

Yo proseguí con mis preocupaciones y lamentos: "¿Por qué siempre tengo que ser yo quien sale a tirar la basura

"Porque en casa no haces más que comer y dormir

" "¿Por qué siempre tienes que ser tú quien se queja

?" "¿Por qué tu hermano nunca se queja cuando le pido que me ayude

?" "Hoy ha venido un policía a hablar de drogas

¡Qué rollo

! Lo único que pretendía era asustarnos

? Lo único que quería era meter un poco de sentido común en vuestra cabeza

" "Si alguna vez te pillo con drogas sí que tendrás motivos para asustarte de verdad" "El problema que tenéis los jóvenes de ahora es que creéis saberlo todo

Pues yo te digo que todavía os queda mucho por aprender

Yo no pienso perderme para nada ese concierto

Esta noche no irás a ningún sitio si no es ala cama

" "¿Por qué quieres hacer una tontería así

" "Ni que fuera el fin del mundo

Habrá más conciertos

¿Por qué no escuchas el último disco del grupo,

cierras los ojos y te imaginas que estás en el concierto

pero creo que deberíamos centrarnos en cosas serias de verdad —se quejó Michael

nada de lo que he oído hasta ahora se ha centrado en las cosas que son serias de verdad para mí

Habéis desoído mis sentimientos,

habéis ridiculizado mis ideas,

habéis puesto en entredicho mi buen juicio y me habéis dado

Y además todos lo habéis hecho con mucha facilidad

¿Cómo es eso posible

? —Porque está grabado en nuestro cerebro —apuntó Laura—

Es lo que oímos cuando éramos niños

Nos viene a la cabeza de forma natural

—A mí también me parece natural —dije— que los padres eviten sentimientos dolorosos y tristes

Es muy duro para nosotros oír a nuestros hijos adolescentes expresar su confusión,

No podemos soportar verlos desdichados

Así pues,

con la mejor de nuestras intenciones negamos sus sentimientos e imponemos nuestra lógica de adultos

Queremos mostrarles el modo "correcto" de sentir

»Sin embargo nuestra escucha es lo que más les consolará

Ver que nosotros aceptamos sus sentimientos de pesar puede hacer que a nuestros hijos les resulte más fácil asimilarlos

Si mi esposa estuviera aquí hoy diría "¿Lo ves

? Es lo que te intentaba decir

Déjate de lógica

Déjate de preguntas

No me digas en qué me equivoco y qué debería hacer la próxima vez

Sólo escúchame",

La mayor parte del tiempo escucho a todo el mundo menos a mis hijos

Si una amiga mía estuviera pasando un mal trago no me atrevería a decirle qué hacer

Pero con los hijos todo es distinto

Voy a cambiar eso de inmediato

Puede que sea porque les escucho como madre

creo que tengo que arreglar las cosas

—Éste es el gran reto que tenemos planteado —dije—

Pasar de pensar en "¿Cómo voy a arreglar las cosas

?" a "¿Cómo voy a hacerlo para que mis hijos arreglen las cosas por sí mismos

Entonces abrí mi cartera y saqué las viñetas que había preparado para esta primera reunión

—En estas viñetas —expliqué— encontraréis algunos de los principios y estrategias básicas que pueden ayudar a nuestros adolescentes cuando tienen problemas o están pasando un mal momento

En todos los casos podéis comparar qué manera de hablar puede contribuir a su malestar y cuál puede ayudarles a hacerle frente

No os garantizo que nuestras palabras produzcan siempre los resultados positivos que se reflejan aquí,

pero por lo menos no hacen ningún daño

En vez de no admitir los sentimientos

La madre no quiere que Abby se sienta mal,

pero al no admitir la pena de su hija,

involuntariamente la acrecienta

verbalizar los pensamientos y sentimientos

La madre no puede aliviar la pena de Abby,

pero al verbalizar los sentimientos y pensamientos de su hija,

le ayuda a afrontar la realidad y a reaccionar

En vez de no considerar los sentimientos

La madre obra bienintencionadamente porque quiere que su hijo no tenga problemas en la escuela

Pero al reprobarle la actitud,

al no atender a sus preocupaciones,

al decirle lo que tiene que hacer,

hace que al chico le resulte más difícil decidir qué tiene que hacer

reconocer los sentimientos con palabras o interjecciones ("Oh","Vaya",

"Claro","Ya veo"

Las respuestas parcas y empáticas de la madre hacen que el hijo se sienta comprendido y le permiten centrarse en lo que tiene que hacer

En vez de lógica y explicaciones

Si el padre responde de forma razonable a una petición disparatada,

la hija se siente todavía más frustrada

conceder deseos con la fantasía

Al dar a su hija lo que quiere con la fantasía,

el padre le facilita la aceptación de la realidad

En vez de ir en contra del propio criterio

Para tener al hijo contento y evitar conflictos,

la madre opta por dejar de lado su criterio y cede sin más

aceptar los sentimientos y redirigir la actitud inaceptable

Con su empatia por la situación de su hijo,

la madre hace más fácil a su hijo la aceptación de los límites firmes que ella ha marcado

Los comentarios surgieron antes incluso de que todos hubieran acabado de leer las viñetas

—Es como si hubieras estado en mi casa

Digo exactamente todo cuanto sería mejor no decir

—Me preocupa que las escenas que planteas tengan un final feliz

Creo que mis hijos jamás cederían tan pronto ni con tanta facilidad

—Me parece que no se trata de que los chavales abandonen o cedan

Se trata de escuchar realmente lo que sienten

pero para hacerlo hay que cambiar el modo de escuchar

—Y también hay que hablar de un modo distinto

Es como si tuviésemos que emplear un lenguaje totalmente nuevo

—Y acostumbrarse a él —apunté—

Para asimilarlo hay que practicarlo

Vamos a empezar

Voy a volver a hacer de hijo adolescente

Expresaré las mismas preocupaciones que antes,

sólo que esta vez,

vais a reaccionar utilizando alguna de las estrategias que acabáis de leer en las viñetas que os he enseñado

El grupo se enfrascó de nuevo en leer las viñetas

Al cabo de un rato empecé con mi lista de preocupaciones

Algunas de las respuestas surgieron rápidamente,

otras exigieron algo de tiempo

Empezaban las frases,

encontraban las palabras que les parecían adecuadas

"No sé si voy a ir a la universidad

" "Parece que ir a la universidad te hace dudar

" "Te preguntas si la universidad es conveniente para ti

" ¿Sabes qué sería fantástico

? Poder ver a través de una bola de cristal cómo sería tu vida si no fueras a la universidad y cómo si lo hicieras

"¿Por qué siempre tengo que ser yo quien sale a tirar la basura

parece que esto te molesta de verdad

" "No parece que sea lo que más te gusta hacer

mañana quedamos en hacer turnos

Pero ahora mismo necesito que lo hagas

" "¿Te imaginas que la basura fuera sola al contenedor

?" "Hoy ha venido un policía a hablar de drogas

¡Qué rollo

! Lo único que pretendía era asustarnos

" "Así que crees que exageraba,

que intentaba asustaros para que os mantengáis apartados de las drogas

" "La táctica del miedo realmente te incomoda

" "Me da la impresión que preferirías que los adultos proporcionaran información directa a la gente joven y que confiaran en que ella tome decisiones responsables

Yo no pienso perderme para nada ese concierto

" "Es realmente mala suerte estar enfermo ¡precisamente hoy

! Sé que llevabas semanas esperándolo

Realmente tenías muchas ganas de ir

El problema es que con fiebre tienes que guardar cama

" "Aunque sé que habrá otros conciertos,

seguro que te gustaría no tener que renunciar a éste

—Creo que empiezo a pillar el truco —dijo Laura—

Se trata de intentar poner palabras a lo que crees que tu hijo siente y no decir lo que tú sientes

es lo que menos me gusta —rebañó Jim—

¿Cuándo voy a expresar mis sentimientos,

"Hacer las faenas de casa es contribuir a la vida familiar"

universidad es un privilegio: puede cambiarte la vida"

"Tomar droga es de bobos: puede destrozarte la vida"

—Es verdad —corroboró Michael—,

a fin de cuentas somos los padres

¿Cuándo podemos hablar de lo que nosotros creemos o valoramos

? —¡siempre hay ocasiones para hacer llegar este mensaje —dije—,

pero para que os escuchen es mejor que primero demostréis a vuestros hijos que les habéis escuchado

Aun así,

Es posible que os acusen de no comprenderlos,

de no ser razonables o de estar anticuados

Pero no os equivoquéis

A pesar de sus desaires y protestas,

el adolescente quiere saber exactamente cuál es vuestra posición

Vuestros valores y creencias desempeñan un papel esencial en el momento de definir sus elecciones

Inspiré profundamente

Aquella noche habíamos avanzado mucho

Era el momento de que los padres se fueran a casa y probaran lo que habían aprendido

Hasta entonces se habían fiado de la fuerza de mis convicciones,

pero sólo poniendo en práctica las estrategias aprendidas con sus hijos y observando los resultados por sí mismos podían formarse su propio juicio

—Nos vemos la semana próxima —dije—

Ya me contaréis cómo os ha ido

Las historias No sabía cómo iba a resultar la primera charla

Una cosa es intentar aplicar nuevos principios a problemas hipotéticos en un seminario con padres y otra,

intentando salir adelante con hijos y problemas de verdad

muchos de los padres lo hicieron

A continuación sigue una recopilación levemente modificada de sus experiencias

(Verán que la mayoría de las historias son de los mismos personajes que participaron de forma activa en la charla

provienen de padres que pocas veces participaron en las discusiones,

pero que quisieron compartir por escrito el modo en que sus nuevas estrategias comunicativas habían influido en su relación con sus hijos adolescentes

) Joan Mi hija Rachel últimamente estaba triste

Pero cada vez que le preguntaba qué le pasaba ella me decía que nada

Entonces yo le inquiría: "¿Cómo te ayudaré si no me lo dices

Y ella replicaba: "No quiero hablar de eso"

A lo que yo respondía: "Tal vez si lo dices te sentirás mejor"

Entonces me miraba con rabia y ponía punto final a la conversación

Sin embargo,

después de la charla de la semana pasada decidí probar el "nuevo enfoque"

Le dije: "Rachel,

llevas muchos días muy triste

Sea lo que sea,

hay algo que realmente te está haciendo sentir muy mal"

Entonces empezó a llorar y poco a poco me fue contando la historia

Dos chicas que habían sido muy amigas suyas en primaria ahora pertenecían a la pandilla más popular del instituto y la esquivaban

Habían dejado de guardarle el sitio para comer juntas como antes,

y no la invitaban a ninguna fiesta

Ni siquiera la saludaban cuando pasaba por el pasillo

Mi hija estaba convencida de que una de ellas había enviado un e—mail a otros compañeros comentando que la ropa que llevaba le hacía parecer gorda y que ni siquiera era de marca

Me quedé de una pieza

Me habían dicho que este tipo de cosas ocurre en el instituto y sé lo crueles que pueden llegar a ser algunas chicas,

pero jamás imaginé que algo así pudiera ocurrir a mi hija

Lo único que quería en ese momento era paliar su dolor: decirle que se olvidara de esas chicas tan desagradables y malvadas

Que hiciera nuevas amistades

Mejores

Amistades que apreciaran lo fabulosa que es

Pero no le dije nada así

Me limité a describir cómo se podía sentir

es muy duro ver que personas en las que confiabas y que creías amigas en realidad no lo son

Realmente tiene que doler mucho

" "¡Cómo se puede ser tan estúpido

Luego me contó que había otra chica en clase que ellas ridiculizaban por Internet,

diciendo que iba sucia y que olía a meados

Me costó creer lo que me decía

Le dije a Rachel que este tipo de actitudes sólo habla del tipo de personas que son y que no dice nada de los demás

Era evidente que para esas chicas el único modo de sentirse especiales,

era cerciorarse de que todos los demás quedaran fuera

Ella asintió y hablamos mucho rato

Hablamos de amigos "de verdad" y de amigos "falsos" y de cómo ver la diferencia

Al poco me di cuenta de que ella se empezaba a sentir mejor

De todos modos,

no podía decir lo mismo de mí

Al día siguiente,

después de que Rachel se marchara al instituto,

Le dije que la llamada era confidencial,

pero que creía que ella tenía que saber lo que ocurría

No sabía qué tipo de respuesta iba a recibir,

Me dijo que se alegraba de mi llamada porque cada vez oía más historias de lo que ella denominó ciberbulling y que tenía previsto tratar el problema con la directora de la escuela para ver lo que se podía hacer para ayudar a hacer comprender a los estudiantes lo devastador que puede resultar este tipo de maltrato y acoso online

Al final de la conversación me sentí mucho mejor

De hecho,

¿quién sabe

? Puede que salga algo bueno de todo esto”

Jim Mi hijo mayor trabaja media jornada en un restaurante de comida rápida

El pasado sábado,

al regresar del trabajo arrojó la mochila sobre la mesa y empezó a hablar mal de su jefe con todo tipo de insultos

Al parecer,

el jefe le había pedido hacer algunas horas extra durante el fin de semana,

a lo que él respondió con un "Tal vez"

Sin embargo,

cuando fue a trabajar el sábado por la mañana dispuesto a decirle que sí,

aquel "cabrón" (en palabras de mi hijo) ya había dado las horas extra a otra persona

El chaval tuvo suerte de que yo no dejara escapar todo lo que me vino a la cabeza: "¿Y te extraña

! ¿Cómo quieres que una persona lleve un negocio con un empleado que le dice que 'tal vez' que venga a trabajar

En estos casos 'tal vez' no es una respuesta aceptable"

Pero no le pegué ninguna bronca

Por esa vez,

ni siquiera me molesté en regañarle por las palabrotas

Me limité a decirle: "Parece que no le contestaste al momento"

Tenía que pensármelo

—Además de trabajar quiero disfrutar,

¿sabes

? Me dije entonces que el método no funcionaba

Pero entonces,

va y me dice: —Me parece que me colé

Le debería haber llamado al llegar a casa y no haberle dejado colgado

¡Caramba

! Le mostré un poco de comprensión,

y él admitió lo que debería haber hecho antes de todo

Laura Unos pocos días después de nuestro seminario,

me llevé a mi hija a comprar pantalones vaqueros

¡Craso error

! Nada de lo que se probaba le iba bien: o no era de su talla,

o no era de la marca que quería

Finalmente encontró unos que le gustaron,

tanto que apenas podía subirse la cremallera y le marcaban todo el trasero

No dije nada

La dejé en el probador y fui a buscar una talla más

Cuando regresé todavía se estaba admirando en el espejo

Miró entonces los pantalones que yo tenía en la mano y empezó a gritar: —No pienso probarme éstos

¡Tú quieres que esté fea

piensas que todo el mundo debería llevar ropa ancha

que sepas que no pienso ocultar el cuerpo como tú

Me dolió tanto,

que me acerqué mucho a ella para decirle todo lo que pensaba

Pero me contuve

En lugar de ello respondí: —Te espero fuera

Era todo lo que podía hacer en ese momento

—Te espero fuera —repetí y la dejé en el probador

Cuando por fin salió lo último que yo quería era "verbalizar sus sentimientos" pero,

Sé que esos vaqueros te gustaban mucho

Y te has enfadado porque a mí no

—Luego le hice saber cómo me sentía—

Cuando me hablan del modo que lo has hecho algo me detiene

De pronto dejo de tener ganas de ir de tiendas,

Ninguna dijo nada durante todo el viaje de vuelta a casa

Sin embargo,

un poco antes de llegar a casa,

No fue una disculpa,

También me sentí muy contenta de no haberle dicho nada de lo que luego me hubiera arrepentido

Linda No sé si la relación con mi hijo ha mejorado,

pero creo que estoy progresando con sus amigos

Se trata de unos gemelos de trece años,

Nick y Justin,

pero totalmente descontrolados

Fuman (y creo que no sólo tabaco),

sus padres los castigaron se escaparon por la ventana de su habitación y se fueron al centro comercial

Mi hijo está encantado de que ellos se hayan interesado en él,

Estoy segura de que ha estado haciendo autostop con ellos,

Si por mí fuera le prohibiría salir con estos amigos fuera de la escuela

Pero mi marido dice que eso sólo empeoraría las cosas,

que encontraría otro modo de verlos y que mentiría

Desde el mes pasado nuestra estrategia ha consistido en invitar a cenar a los gemelos todos los sábados

Pensamos que teniéndolos en casa podemos vigilarlos mejor y llevarlos en coche adonde quieran ir

Por lo menos durante una noche tenemos la certeza de que no están en una esquina con los pulgares en alto esperando a que el coche de un desconocido los lleve

Hasta ahora jamás nos había sido posible conversar con ninguno de los gemelos

Sin embargo,

después de la charla de la semana pasada,

hemos logrado hacer algún progreso

El otro día los dos hablaban mal del profesor de ciencias,

Lo normal habría sido que defendiéramos al profesor

Pero esta vez no lo hicimos,

esta vez intentamos comprender los sentimientos de los gemelos

—Está claro que este profesor no os gusta —comentó mi marido

Ellos fueron más allá: —Es muy aburrido

Siempre nos está gritando,

Y si te pregunta algo y no lo sabes te regaña delante de todos

—Me imagino que si vosotros,

Nick y Justin,

fuerais profesores no gritaríais ni avergonzaríais a los alumnos delante de los demás

A la gente le gustaría teneros de profesores —añadió mi marido

Ellos se miraron y se echaron a reír

Mi hijo los miraba embobado

Le parecía increíble que sus amigos,

estuvieran conversando con sus padres,

Karen La noche pasada Stacey y yo mirábamos un álbum de fotografías

Señalé una fotografía de ella en bicicleta cuando tenía seis años y dije: —¡Qué guapa eras

Eso era entonces

—¿Qué quieres decir con "entonces"

? —Que ahora no soy tan guapa

— ¡Qué tontería¡ Estás muy bien

—No —replicó—Estoy asquerosa

Llevo el pelo demasiado corto,

tengo pocas tetas y mucho culo

Cuando habla,

Me recuerda las inseguridades que yo tenía a su edad y a mi madre,

con sus consejos sobre cómo estar mejor: que si "espalda recta",

que si "ponte un poco de maquillaje que vas hecha unos zorros Así que cuando ayer Stacey empezó a lamentarse mi primer impulso fue tranquilizarla con algo así como: "Tu culo no tiene nada de malo y el pelo te crecerá

Y lo mismo pasará con el pecho

siempre puedes ponerte sujetadores con relleno"

es lo que se suponía que tenía que decir

Pero esta vez me dije: voy a por sus sentimientos

La abracé y le dije:

—Me parece que no estás muy contenta con tu aspecto

¿Y sabes qué me gustaría

? Que la próxima vez que te mires al espejo vieras lo que yo

De pronto se volvió hacia mí con interés

? Le dije la verdad: —Una chica guapa,

! Pero tú eres mi madre —me dijo y se marchó

Al cabo de un rato,

la vi mirándose en el espejo grande del recibidor

Tenía la mano apoyada en la cadera y sonreía

Michael ¿Recordáis que dije que mi hijo tenía una actitud negativa respecto al instituto

pues al día siguiente del seminario bajó a desayunar con su malhumor habitual

Iba dando tumbos por la cocina,

lamentándose de la presión a la que estaba sometido

Tenía dos exámenes importantes el mismo día: español y geometría

Estuve a punto de decirle lo que siempre le digo cuando se pone así: "Si hicieras bien tu trabajo y estudiaras como debes,

no tendrías que preocuparte tanto por los exámenes"

Pero mi mujer me miró y me vino a la cabeza aquello de emplear la fantasía

Así que de pronto le dije: —¿Te imaginas si ahora por la radio dijeran de pronto: "Grandes nevadas para el día de hoy,

se espera una tormenta tremenda

¡Todas las escuelas están cerradas

? Aquello lo tomó desprevenido

De hecho,

Eso me animó

Proseguí: —¿No sería fantástico que cada vez que tuvieras que hacer un examen nevara

? Se rio un poco y contestó: —Ya me gustaría,

Cuando se fue al instituto,

Steven Hace un año que me he vuelto a casar y Amy,

no acaba de aceptar a mi nueva esposa

Cada vez que paso a recoger a Amy en casa de su madre para pasar el fin de semana con Carol y conmigo ocurre lo mismo

En cuanto entra en el coche encuentra algo que criticar a Carol

No hay modo de cambiar esta actitud,

Ya le he dicho que es injusta con Carol,

que Carol se ha esforzado mucho en ser una amiga para ella

Pero por más que le hablo,

ella siempre intenta demostrarme que estoy equivocado

Me fue muy bien venir al seminario la semana pasada porque al siguiente domingo,

empezó de nuevo: "Odio venir a casa

Carol siempre está por ahí

¿Por qué te casaste con ella

Me resulta imposible tratar este asunto y conducir a la vez así que me aparté de la calzada y apagué el motor

No dejaba de decirme: "Tranquilo

No te enfades con ella

No intentes razonar con ella

Se trata de escuchar

Que lo saque todo "

Así pues le dije: —Bueno,

parece que esto te molesta mucho

¿Hay algo más que te incomode

? —No quieres escuchar lo que digo

Nunca —replicó

Noto perfectamente lo enfadada que estás y lo mal que te sientes

Eso le ayudó

Entonces salió la retahíla de críticas: que si no es tan agradable como te imaginas,

que si sólo se preocupa de ti,

Ni una sola vez intenté ponerme del lado de Carol,

ni convencer a Amy de que estaba equivocada

Me limité a escucharla atentamente y a musitar algunas interjecciones

Finalmente ella suspiró y dijo:

¿de qué sirve que te cuente todo esto

Es importante para mí saber cómo te sientes

Mi miró y vi que tenía lágrimas en los ojos

Tenemos que pasar más tiempo juntos los fines de semana,

? —Carol lo comprenderá —le respondí

Aquel mismo día,

Amy y yo sacamos al perro y dimos un paseo muy largo por el parque

No sé si eso guarda alguna relación con la conversación,

pero lo cierto es que aquel fin de semana fue el mejor que pasamos Carol,

Amy y yo

Un breve recordatorio

Admitir los sentimientos del adolescente Adolescente—

? ¡Les dije a los Gordon que haría de canguro el sábado,

y ahora Lisa me llama y me invita a pasar la noche en su casa

Deberías

En lugar de desoír los sentimientos del adolescente y darle consejos: Verbalizar los pensamientos y sentimientos: "Creo que estás entre dos fuegos: quieres ir a casa de Lisa,

pero no quieres quedar mal con los Gordon

" Reconocer los sentimientos con palabras o interjecciones:

"¡Vaya

!" Conceder con la fantasía lo que la realidad no puede dar: "¿Te imaginas que te pudieras clonar

? Uno de tus yoes haría de canguro y el otro iría a dormir a casa de tu amiga

" Aceptar los sentimientos y redirigir la actitud: "Entiendo que te haría mucha ilusión ir a casa de Lisa

El problema es que ya te has comprometido con los Gordon y ellos cuentan contigo

Dos Aun “Vigilamos” Tenía ganas de empezar la sesión de aquella noche

Al final de la sesión anterior,

Jim me había comentado en un aparte que le incomodaba mucho no ser capaz de lograr que sus hijos adolescentes hicieran lo que él quería cuando él quería que lo hicieran

Reconocí que es un asunto difícil y le dije que la semana siguiente trataríamos este asunto con más detenimiento

En cuanto todos hubieron llegado,

escribí el tema de la sesión en la pizarra:

Estrategias para propiciar la cooperación —Empecemos por el principio —dije—

Cuando nuestros hijos eran pequeños los padres nos pasábamos una buena parte del tiempo "vigilando"

Vigilábamos que se lavaran las manos,

que se cepillaran los dientes,

y que dijeran siempre por favor y gracias

»Había,

cosas que vigilábamos que no hicieran: que no corrieran por la calle,

que no se subieran a las mesas,

que no escupieran ni mordieran

—Creíamos que en cuanto llegaran a la adolescencia habrían aprendido la mayoría de las lecciones

Pero para nuestra desesperación,

Claro que nuestros hijos adolescentes no muerden ni se suben a la mesa,

pero la mayoría de ellos necesita que le recordemos que hay que hacer los deberes y las tareas de la casa que tienen asignadas

que duerman lo suficiente y que se levanten puntuales

Además tenemos que vigilar que no hagan algunas cosas

Son cosas típicas: 'No te frotes la boca con la manga'

'No hables tanto por teléfono'

'No uses ese tono de voz conmigo'

»Cada hogar es distinto

Igual que cada padre y madre son distintos

cada adolescente también es diferente

Vamos a ver,

¿qué cosas pensáis que tenéis que 'vigilar' que haga o que no haga vuestro hijo adolescente durante todo un día

Sin vacilar,

empezaron a decir cosas: "Tengo que vigilar que no se duerma cuando suena el despertador

"Que no se vaya sin desayunar

" "Que no lleve tres días seguidos la misma ropa

" "Que no ocupe el baño de modo que nadie más pueda entrar

" "Que no llegue tarde a clase porque haya perdido el autobús

" "Que no se pelee con su hermana

" "Que se olvide de llevar consigo las llaves y el dinero para comer

¿Cómo sería la lista de "vigilancia"

? "Llamar al trabajo en cuanto llegues a casa

"No traer amigos de otro sexo mientras no estoy en casa

” "No olvidarse de practicar el piano (o violín,

"No marcharse de casa sin decir adónde

No molestar a su hermana

Otra vez,

¿qué cosas tienen y no tienen que hacer vuestros hijos

"No encerrarse en la habitación

Pasar un rato en familia," "No tamborilear con los dedos en la mesa

" "No dejarse caer en la silla

" "No pasarse el día pegado al teléfono

Terminar los deberes

" "No pasarse la tarde en Internet

Terminar los deberes

mostrarse de acuerdo cuando le pida que haga algo

I "Por una vez,

contestar cuando le pregunte qué le ocurre

" "No usar toda el agua caliente para la ducha

" "No olvidarse de ponerse la ortodoncia antes de irse a la cama

" "No acostarse tarde porque al día siguiente tendrá sueño

—Me canso sólo de oírlo —comentó Laura—

No es raro que acabe rendida al final del día

—Y no puedes bajar la guardia —comentó una señora llamada Gail—

Estoy siempre detrás de mis chicos espoleándolos,

pinchándolos y obligándolos a hacer esto o aquello

Desde que me divorcié aun es peor

Me veo a mí misma como un sargento

—Pues yo no pienso como tú —comentó Michael—

Creo que te comportas como una madre responsable

Hacéis lo que un padre o una madre tiene que hacer

—Entonces —preguntó Gail con cierto pesar—,

¿por qué mis hijos no hacen lo que se supone que tendrían que hacer

? —Lo que mi hija cree que tiene que hacer —comentó Laura— es hacer pasar un mal rato a su madre

Se enfada conmigo por la mínima cosa

Si yo le digo: "Por favor,

quita los platos sucios de tu habitación” Ella me responde: "Ya está bien,

Se oyeron entonces murmullos de reconocimiento en el grupo

con los adolescentes incluso la petición más simple y más razonable puede ser causa de una discusión breve o una larga batalla

Para comprender mejor el punto de vista de nuestros hijos vamos a ponernos en su piel

Vamos a analizar nuestra reacción a los métodos típicos empleados para que los adolescentes nos hagan caso

Imaginemos que yo soy vuestra madre

En cuanto me oigáis con vuestro "oído adolescente" intentad responder de forma inmediata,

A continuación les indico los distintos enfoques que empleé y las respuestas que obtuve de mis "hijos"

Culpar y acusar: "¡Ya estamos otra vez

pones el fuego a tope y te marchas

¿Qué ha pasado

? ¡Podrías haber provocado un incendio

"¡Deja ya de chillarme

!” "Tampoco me he ido durante tanto rato

" Ofensas: "¿Cómo has podido olvidarte de poner el candado a la bicicleta nueva

? Ha sido una solemne estupidez

No me extraña que te la robaran

¡Es increíble lo irresponsable que eres

" Amenazar: "Si a ti no te parece importante hacer las tareas de casa,

creo que tampoco es importante darte la paga"

" "¡Qué ganas tengo de marcharme de casa

!" Ordenes: "Y ahora apagarás el tel